Foto-Escultura


Era habitual en la Antigua Roma —entre los patricios— que una persona tuviese un retrato de bronce o mármol de si misma para ser recordada tras la muerte, por sus descendientes. Estos retratos eran esculturas de la cabeza y el tronco, y solían pintarlas para dotarlas del mayor realismo posible: color de piel, de ojos, etc.

Muchos siglos después, ThreeDee-You  retoma la fotoescultura o fotografía tridimensional.

Para ello no recurre ni al martillo, ni al cincel o al morde de los maestros romanos, sino que se vale la más avanzada tecnología de escaneado y construcción 3D. Logra reproducciones foto-realistas en color y a escala de personas, estas estatuillas pueden medir entre 15 y 25 cm de altura.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *