Casas ambulantes


Yo quiero una.

Jay Nelson puede convertir en una pequeña casa cualquier cosa, hasta una bici. Su peculiar método consiste en añadir cubiertas de madera contrachapada —conveniente lijadas y impermeabilizadas— a cualquier cosa con ruedas, lo importante es que el refugio o la casita se mueva. Golden Gate —la que aquí vemos— es su minicasa rodante preferida. Utiliza energía eléctrica y su cubierta es de fibra de vidrio; cuenta con un pequeño baño, cocina, una mesa, una cama plegable y un depósito de agua. ¡Bravo, Jay!


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Casas ambulantes