El desafío de Megan Ashton


Quería un Porsche 356 para el día de su boda, sí o sí.

Megan Ashton, una joven ingeniera británica, construyó la réplica del Porsche a partir de los restos de un viejo Wolkswagen Escarabajo que compró en un desguace por 200 libras, allá por el 2.004. Aunque sí un desafío, la idea de Megan no era ninguna locura, ya que el Porsche 356 fue el primer modelo que sacó al mercado la conocida marca alemana de coches deportivos y Ferdinand Porsche —el padre del automóvil— para diseñarlo se basó en otra de sus famosas creaciones: el Volkswagen Beetle (escarabajo).

Megan ha invertido alrededor de 4.000 libras en su proyecto y 6 años de trabajo. Del Wolkswagen ha aprovechado casi todo: el chasis, las ruedas… Sin embargo ha aumentado la capacidad del motor (de 1285cc a 1776cc), ha cambiado la chapa y ha añadió al auto algunos elementos más lujosos como un tapizado en cuero, un volante y un salpicadero de un Porsche 356 auténtico.


Ahora su réplica está valorada en más de 25.000 libras. El día de su boda, todos quedaron perplejos al contemplar el flamante auto en el que llegó la novia.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *