A volar se ha dicho


como un pájaro

Como un pájaro, igual.

Jarno Smeets es el primer hombre —que se sepa— que ha sido capaz de volar con unas alas movidas por la fuerza de sus brazos, lo logró el pasado 18 de marzo en un parque de La Haya. Empleó el control de la Wii  para coordinar el movimiento, y un acelerador del smartphone HTC Wildfire S le valió para multiplicar el esfuerzo de sus músculos. Con estas alas de 17 metros cuadrados de envergadura, el hombre pájaro pudo elevarse aleteando, dar unas vueltas sobre un parque —al igual que un ave— y posarse finalmente sin contratiempos, como una cigüeña. Sobrevoló unos 100 metros y empleó alrededor de un minuto en completar su hazaña. Sin embargo, el desafío le ha costado a Jarno muchas horas de trabajo, multitud de ensayos e innumerables cálculos —y seguramente algún que otro batacazo—. Pero ha merecido la pena, ¡Bravo Jarno!


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “A volar se ha dicho