Retratos con tapones de corcho


Hay una vida más allá de la botella de vino.

El artista Scott Gundersen no tira los corchos de las botellas de vino, sino que se los guarda para crear sus impresionantes retratos. Empleando su particular técnica de selección de tonos y color, primero los clasifica y a continuación los dispone de forma que crea el retrato, con todos los rasgos y atributos del rostro bien definidos. El resultado es una obra que recuerda al estilo de los puntillistas, al pintor neoimpresionista Georges Seurat y a otros creadores que apostaron decididamente por poner puntos de colores en vez de pinceladas sobre la tela.

Además, su actividad artística conlleva una valiosa labor de reciclaje de unos objetos, los tapones de corcho de las botellas, que por lo general se tiran a la basura. Ello le ha valido a Scott Gundersen ocupar su lugar en la Muestra de Reciclaje y Arte de tecnoartes.net.

No te pierdas su último trabajo, el artista nos lo muestra en un vídeo time-lapse a lo largo del cual se aprecia su laboriosa técnica, se llama Trisha y para hacerlo empleó más de 3.600 tapones.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Retratos con tapones de corcho