Pantallas experimentales


Multitáctil, flexible y elástica.

Kreek es una interfaz que ha diseñado unos jóvenes gracias a Kinect, la revolucionaria tecnología de Microsoft que llegó en forma de controlador para juego y que, efectivamente, sí, sí… está dando mucho, pero que mucho juego. Kreek ofrece al usuario una experiencia única ya que —además del entorno bidimensional— es posible interaccionar con esta pantalla por medio del tacto en su superficie elástica y flexible, con lo que se percibe una agradable sensación de realismo y profundidad; además se puede interpretar y añadir algunos parámetros como la presión o la distancia.

Joshua Peschke ya presentó un dispositivo prácticamente idéntico a Kreek, se llama: Depthtouch, una membrana elástica entre los espacios real y virtual.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *