Un jardín eterno en una botella


¿Cuánto tiempo puede una planta vivir sin riego? David lleva más de 40 años sin regar la suya y está frondosa y verde, gracias a la fotosíntesis y a la asombrosa capacidad de los vegetales para reciclar y reutilizar los nutrientes.

David Latimer

David Latimer plantó una trasdecantia en 1960 dentro de una gran botella, la regó y cerró el recipiente de vidrio. En 1972 volvió a regarla por última vez, desde es momento el minijardín se autoalimenta a través de la fotosíntesis en la botella sellada. El terrario —aislado del mundo externo— ha creado su propio ciclo vital y es capaz de reciclar los nutrientes. La planta ha crecido hasta ocupar todo el espacio. El proceso es simple: el agua es absorbida por las raíces y se libera en el aire durante la transpiración, se condensa y vuelve al fondo del vidrio para servir a las raíces como alimento nuevamente. Durante la noche, las células de la trasdecantia respiran y aprovechan los nutrientes almacenados, usan esta respiración celular para descomponer el material arrojado y sus bacterias se encargan de reciclar el O2 y el CO2, reutilizando todo una y otra vez, como un ecosistema. Parece ser que el ciclo se agota cada 50 años.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Un jardín eterno en una botella