¿Cueva encantada?


La naturaleza a veces parece mágica, pero esta cueva bioiluminada en Nueva Zelanda no está habitada por elfos, ni por hadas bellas u otros seres fantásticos, no.

Cueva encantada

La larva Arachnocampa emite bioluminiscencia.

La luz azul se debe a una “estratagema” de caza de la larva Arachnocampa luminosa, que emite bioluminiscencia para atraer a sus presas, capturarlas en una sustancia pegajosa y… ¡devorarlas! Así se alimenta —de esta manera— durante su prolongado e inmóvil estado larvario. La naturaleza es peligrosa, OMG!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *